El tratamiento con ondas de choque puede solucionar sin cirugías, problemas y dolores en distintas partes del cuerpo. Puede resolver calcificaciones, dolores de cadera, tendinopatía crónica, problemas de erección, entre otros. Es una terapia que no requiere intervención quirúrgica, poco invasiva y sin necesidad de analgésicos. Este tratamiento acelera la recuperación y sana afecciones que producen dolor crónico o muy fuerte.

En este artículo nos enfocaremos en el uso de este tratamiento para curar la disfunción eréctil. Las ondas de choque consiguen regenerar los tejidos del pene. Una vez aplicado este tratamiento el paciente recupera su potencia sexual. Lo que mejora su autoestima, seguridad y sus relaciones de pareja. Quédate con nosotros y entérate para qué son las ondas de choque.

¿Qué es la disfunción eréctil?

También conocida como impotencia masculina, se trata de la incapacidad de un hombre para lograr y mantener una erección. El pene no consigue endurecer y mantenerse firme para llevar a cabo una relación sexual. Esta afección puede ser un síntoma de alguna enfermedad o problema psicológico.

Las personas que padecen de este problema, sienten angustia, estrés, su autoestima y seguridad bajan. Además es un problema que puede traer inconvenientes con la pareja. El principal síntoma de esta afección es la imposibilidad de conseguir una erección firme. El primer paso para solucionar un problema de impotencia, es visitar al médico. Antes de decidir algún  tratamiento el especialista debe descartar cualquier enfermedad.

Una vez que el médico ha revisado y se asegura que los problemas de erección no están relacionados a alguna enfermedad. El paciente puede buscar tratamientos que resuelvan su problema. Uno de los mejores tratamientos para esta situación es la terapia ondas de choque. Una solución rápida, indolora y muy efectiva.

¿Qué son las ondas de choque?

Cuando existe dolor o tejidos con condiciones sub-crónicas o crónicas. Las ondas de choque llevan mucha energía a esta zona. Esta energía repara y regenera músculos, tendones y tejidos blandos. Una ráfaga de aire comprimido genera la energía cinética del proyectil. Esta se mueve al transmisor que se encuentra en el extremo del aplicador y se introduce en el tejido. Una vez dentro, esta energía alivia el dolor, elimina inflamaciones crónicas y disuelve calcificaciones.

¿Cómo es el tratamiento de ondas de choque para disfunción eréctil?

Cuando los problemas de erección no se deben a alguna enfermedad. La causa suele ser una mala circulación en la sangre del pene. Las ondas de choque, como tratamiento para disfunción eréctil es un método nuevo e innovador. El mismo usa ondas sonoras de baja intensidad para resolver el problema vascular que causa la impotencia. Busca resolver el problema, no aliviar solo los síntomas.

Es una terapia que ha dado éxito en otras ramas de la medicina. Estudios diversos confirman que la terapia de choque mejora el flujo sanguíneo ya que regenera los vasos sanguíneos. Incluso los del pene. Cuando se aplica este tratamiento para tratar la disfunción eréctil. Este rehabilita los vasos sanguíneos del pene. De esta manera ayuda a conseguir erecciones satisfactorias, que resultan más fuertes y largas.

Cómo funciona la terapia de ondas de choque en problemas de erección

Los pulsos de energía de esta terapia resultan semejantes a las ondas sonoras. El tratamiento no presenta molestias en ningún momento. Es un procedimiento indoloro que hace que el pene recupere su fuerza y devuelve a la persona su seguridad y la satisfacción sexual.

Cómo es el tratamiento de ondas de choque

Los cuerpos cavernosos que se encuentran en el interior del pene, constan de dos arterias. Para que exista una erección estas deben llenarse de sangre. Esta sangre permanece en el pene hasta que el hombre consigue el orgasmo. Pero si el flujo sanguíneo es bajo, el pene no logra la firmeza necesaria para realizar el acto sexual.

Las ondas de choque son utilizadas para aumentar el flujo sanguíneo al pene. Las ondas se dirigen a la zona donde se obstruye el flujo sanguíneo. Lo mejor de este tratamiento es que puede ser utilizado por hombres que tienen enfermedades cardiacas. Existen muchos tratamientos para esta afección que no pueden ser usados por este tipo de pacientes. Es una terapia que puede aplicarse a casi cualquier paciente.

Cuándo aplicar la terapia de choque para disfunción eréctil

Esta terapia es una opción si estás en alguna de estas situaciones.

  • Buscas mejorar tus erecciones, hacerlas más fuertes y de mayor duración.
  • No quieres depender de medicamentos para lograr tu satisfacción sexual.
  • Has probado otros tratamientos para la disfunción eréctil, sin resultados óptimos.
  • Sufres de alguna afección que te impide tomar medicamentos para los problemas de erección.
  • Has sentido desagradables efectos secundarios cuando ingieres fármacos para disfunción eréctil.

Ventajas y objetivo del tratamiento de ondas de choque

Al menos el 50% de los hombres llega a sufrir de disfunción eréctil, luego de traspasar los 40 años. Esta afección no solo tiene efectos negativos a nivel de autoestima y seguridad. Es un problema que puede causar ansiedad y depresión. Además de afectar la relación de pareja. El tratamiento de choque es una solución, es rápido, indoloro y efectivo. Conozcamos sus ventajas y su objetivo.

Ventajas

  • Un tratamiento que da buenos resultados en poco tiempo.
  • No genera ningún dolor, ni molestias, ni durante su aplicación, ni después de ella.
  • Es de bajo riesgo.
  • Es ambulatorio, no es necesaria una recuperación que afecte la cotidianidad del paciente.
  • Puede ser utilizada por personas que tienen otras afecciones de salud.

Objetivo

  • Mejorar el flujo de sangre al tejido del pene.
  • Poner a tu disposición una terapia que no requiere cirugías, implantes, pastillas.
  • Ofrecerte un tratamiento no invasivo que da excelentes resultados.
  • Ayudarte a tener erecciones fuertes que aumenten tu satisfacción sexual y recuperes la intimidad con tu pareja.

Duración de la terapia de choque

El tratamiento requiere de unos pocos minutos. En 15 o 20 minutos el especialista habrá aplicado la terapia de choque. Es un proceso que se lleva a cabo de forma ambulatoria, se realiza en la propia consulta. Para que los resultados sean máximos, se requieren de 5 a 6 sesiones.