En los caballeros, cuando el apetito sexual se encuentra reducido, por lo general guarda relación con dificultades para llevar a cabo el coito. La disminución de una necesidad íntima es un problema que puede estar causado por diversos trastornos. Cuando se posee libido baja, la relación de pareja es la principal afectada, repercutiendo en la salud psicológica y física general del afectado. Pero ¿A qué se debe la falta de deseo sexual? En este post encontrarás la respuesta.

El deseo sexual es una característica que acompaña a los hombres desde la pubertad hasta una edad avanzada. Siendo de menor o mayor intensidad en cada individuo, pero le permite establecer relaciones íntimas de forma satisfactoria. Cuando el apetito sexual es mucho menor a lo normal, el varón experimenta angustia, ansiedad, incluso depresión. La incapacidad de brindar satisfacción a la pareja puede causar problemas graves. Razón por la que esta situación amerita una solución.

¿Qué es la disminución del deseo sexual?

La disminución del deseo sexual es un descenso significativo en los niveles de interés por mantener intimidad. Afecta entre al 10 y 15% de los hombres y cuando se manifiesta este problema, resulta difícil despertar el apetito sexual hacia la pareja. En la mayoría de casos, la falta de deseo carnal se encuentra estrechamente ligada a inconvenientes físicos o mentales, como es el caso de la eyaculación precoz o disfunción eréctil.

No sentir interés hacia el contacto físico con intenciones sexuales puede traer como consecuencia fuertes problemas en la pareja. Es normal que tanto hombres como mujeres sientan que ofrecer placer de su acompañante es un deber. Siendo un inconveniente el hecho de que, una de las partes de la relación no cumpla sus obligaciones.

Desafortunadamente resulta complejo prevenir la reducción de libido. Debido a que establecer el momento preciso en el que aparecerá, es imposible. No obstante, conocer las causas de su aparición y notarlas a tiempo, puede ayudar a controlar el problema.

Causas de la pérdida de deseo sexual

La disminución del apetito sexual puede ser provocada por situaciones psicológicas o físicas. Siendo la ansiedad, depresión, estrés, bajo nivel de testosterona y ciertos medicamentos, los principales responsables de su aparición.

La libido, término con el cual es conocido el deseo sexual, se manifiesta de forma diferente en cada persona. Puede reducirse su intensidad de forma transitoria por situaciones psicológicas como la ansiedad o físicas como el cansancio. También es normal notar un apetito sexual menor conforme pasan los años y se llega a la vejez.

Ciertos casos en los que la libido se encuentra en niveles mínimos pueden tratarse de experiencias traumáticas, que han llevado a reprimir la necesidad sexual. Pero lo común es que esta situación ocurra luego de haber pasado por un largo periodo de deseo sexual normal. Notando entonces una falta de libido repentina causada por estrés, enfermedades renales, uso de medicamentos, entre otras cosas.

Tipos de falta de deseo sexual

El deseo sexual llega a ser bajo, muy bajo o inexistente, dependiendo de la intensidad de su causa. Para conocer cual se posee y establecer un buen tratamiento, se ha dividido en diferentes tipos. Estos son:

  • Baja libido primaria: Es aquella que presentan individuos que nunca han demostrado un excesivo deseo sexual. Por lo general no llegan a tener fantasías o una necesidad por mantener relaciones. Es un tipo de deseo reprimido que inicia en la adolescencia y poco a poco se vuelve peor.
  • Baja libido secundaria: Se trata de un tipo de disminución por el contacto íntimo, cuando en el pasado se ha sentido deseo sexual, pero este comienza a disminuir.
  • Baja libido generalizada: En estos casos el afectado no siente ningún tipo de apetito sexual hacia alguna persona.
  • Baja libido situacional: El deseo íntimo no se manifiesta hacia la pareja, pero despierta de forma completamente normal hacia otros individuos.

¿Qué ocurre cuando existe un nivel de deseo sexual bajo?

Cuando la libido desciende en sus niveles, el caballero puede experimentar fantasías o pensamientos sexuales de muy baja intensidad. Al ocurrir esta disminución, la actividad íntima no sucede con frecuencia, el disfrute visual no es el mismo y las sensaciones que antes despertaban al tacto, ya no lo harán. En estos casos, puede que no exista disfunción física y que incluso se mantengan relaciones sexuales, sin ningún interés o satisfacción.

¿Cómo se diagnostica la disminución del deseo sexual?

Es fácil comprender que no se siente interés por mantener relaciones sexuales. Sin embargo, de forma clínica será necesario un análisis sanguíneo. Con él es posible conocer la concentración de testosterona en sangre. Cuando se manifiestan niveles bajos de hormonas masculinas, hablamos de un hipogonadismo.

¿Cómo tratar la libido baja en hombres?

El tratamiento para la disminución del deseo sexual requiere de un asesoramiento profesional adecuado. Siendo necesario en algunos casos aplicar suplementos de testosterona para una mejora efectiva. Dependiendo de la razón por la que se ha producido esta situación, es posible que la solución se encuentre en ayuda psicológica. También sustituir los medicamentos que se estén ingiriendo podría ayudar a superar esta complicación.

Cuando se trata de un asunto psicológico, el especialista utilizará diversas terapias, principalmente conductistas, para resolver el problema. Una buena atención psicológica ayudará a disminuir los conflictos dentro de la pareja, fomentando la comunicación. En estos casos se enfatiza la importancia que puede tener la ansiedad y el estrés en todas las funciones del cuerpo.

De encontrarse ante un bajo nivel de testosterona, el médico optará por suministrar la hormona. Pudiendo ser aplicada por medio de inyecciones, parches o gel tópico. Actualmente son procedimientos muy recomendados, puesto que diversos estudios han eliminado la creencia de que estos métodos eran causantes de problemas de corazón y cardiovasculares.

Los tratamientos utilizados para aumentar los niveles de testosterona deben ser aplicados exclusivamente por un profesional. Este nivel puede disminuir debido a ciertos fármacos, y con solo cambiar de medicamento, puede encontrarse la solución. Algo que solo un especialista podrá determinar sin provocar otras alteraciones al organismo.

¿A quién acudir para recibir tratamiento?

Al presentar una disminución en el deseo sexual, son muchos los profesionales que pueden ayudar a superarlo. Puede ser necesaria una intervención conjunta entre algunos de ellos para lograr un efecto positivo. Los especialistas en Medicina Interna, Urología, Andrología, Psicología, Psiquiatría y Sexología son los indicados para ayudar a los afectados por este problema.