Esta enfermedad también llamada “Curvatura de Pene” por la deformación del miembro que provoca, es bastante común en la población masculina mundial.

Reportes médicos mencionan que un 3 a 5% de la los hombres la padecen, pero la verdad es que cada día las solicitudes para tratar esta enfermedad no paran de crecer en nuestras clínicas.

¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

La Enfermedad de La Peyronie, que así se llama debido a que en 1743 un cirujano francés, médico de la corte del Rey Luis XV la describió por primera vez. Su nombre era: Francois Gigot de La Peyronie. Este cirujano la describió como la aparición en el pene de tejido fibroso que origina curvatura durante la erección.

Y así es: “Es la aparición de tejido fibroso en la capa albugínea que envuelve a los cuerpos cavernosos del pene, originando que este segmento con fibrosis, no erecta con el resto del pene, provocando finalmente una curvatura hacia el lado en el que sitúa dicha placa fibrosa”.

Puedes encontrar otras definiciones en la literatura médica, sin embargo, esta es la más simple.

¿Qué tipos de pene curvo existen?

Existen dos condiciones en las cuales el pene puede estar curvado:

1.- Congénito: Aquí, el pene siempre fue curvo, normalmente con un ángulo muy pequeño y que no impide para nada la función sexual del hombre. Si, esta curvatura, que no origina dolor, ni acortamiento del miembro, ni tampoco causa Disfunción Eréctil, se va acentuando con el tiempo, llegando a crear molestias, entonces, y solo entonces, valoramos la posibilidad de intervenir en ese paciente. A esta curvatura congénita, no se le llama Enfermedad de Peyronie y generalmente no requiere tratamiento.

2.- Adquirido: Se da cuando el paciente, que siempre presentó un pene normal, sin curvatura, de pronto, y generalmente, posterior a un traumatismo del miembro, ya sea durante el acto sexual o fuera de él, se da cuenta que el pene comienza a variar en cuanto a dirección, tamaño, e incluso se percata de dolor durante las erecciones. A esta curvatura se le denomina Enfermedad de La Peyronie. Aquí el tratamiento es mandatorio, ya que normalmente, este problema va empeorando día a día. El acortamiento del pene es otra característica que molesta y preocupa muchísimo a los hombres que padecen esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de LA Peyronie?

  • Deformación del pene durante la erección (curvatura).
  • Dolor durante las erecciones, aunque también puede haberlo en estado de flacidez.
  • Acortamiento del tamaño del pene.
  • Pérdida de fuerza o dureza en la erección.
  • Disfunción Eréctil severa.

Aquí tendremos que mencionar que el hombre que de un día para otro ve que su pene se ha torcido experimenta una serie de emociones bastante fuertes y por supuesto, todas negativas.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Peyronie?

Es evidente al examen físico y a la palpación que existe una placa o más de una, en alguna parte del pene.

Además, se solicita al paciente que realice fotografías en diferentes incidencias en estado de erección para ver el grado de angulación del pene.

También es importante solicitar una Ecografía de Pene y de Cuerpos Cavernosos a fin de medir las placas fibrosas en tres dimensiones. Y así, al finalizar el tratamiento solicitamos otra ecografía de manera comparativa. Mejor dicho, antes y después.

¿Cómo se trata a enfermedad de La Peyronie?

Se han intentado muchos tratamientos para esta enfermedad, sin embargo, los resultados no han sido alentadores, hasta hace un par de años atrás. Vamos a describir los más populares.

  1. CIRUGÍA: Existen varias técnicas quirúrgicas que se utilizan para reparar este defecto. Desde la simple escisión quirúrgica de la placa, plicatura contralateral, colocación de injertos en la zona que dejó la placa, hasta la colocación de una prótesis de pene. E nuestras clínicas no operamos al paciente en ningún caso, ya que los resultados son solamente estéticos. La disfunción eréctil que suele quedar como secuela no nos satisface. Solo operamos una Enfermedad de La Peyronie si vamos a implantar una prótesis de pene, de lo contrario, preferimos ser muy conservadores.
  2. ONDAS DE CHOQUE DE BAJA ENERGÍA Y ALTA FRECUENCIA: Esta terapia utiliza energía de tipo mecánica que se aplica directamente sobre la o las placas fibrosas del pene con el fin de ablandarlas y reducirlas de tamaño. Este procedimiento no suele ser doloroso, es muy seguro y nos está brindando muchas satisfacciones con nuestros pacientes. Mientras más joven es la placa, mejor será el resultado. En la mayoría de los casos utilizamos técnicas adicionales para mejorar aún más el resultado final. Puedes ver un vídeo recomendado: https://youtu.be/GgFB1UIqCB0
  3. PRP (PLASMA RICO EN PLAQUETAS O EN FACTORES DE CRECIMIENTO: Esta técnica biológica se usa extensamente en diferentes especialidades médicas, como en la cirugía plástica, en la cirugía odontológica, en traumatología, en reumatología, en oftalmología, en implantes capilares e incluso en medicina estética. Esto es debido a sus excelentes resultados funcionales y de reparación de tejidos. Generalmente apoyamos a las ondas de choque con este tratamiento y los resultados de satisfacción suelen estar entre el 75 y el 80%. Este procedimiento (PRP) se puede repetir cuantas veces sea necesario por cuanto se trata de una terapia biológica sin ningún efecto colateral y no utilizan medicamentos o fármacos.
  4. COLAGENASA: Este tratamiento que se basa en inyectar directamente a la placa una enzima llamada colagenasa se popularizó en España hace dos o tres años consiguiendo resultados alentadores. Mejora la curvatura en un 60 a 70% de casos. Se aplica en varios ciclos, es dolorosa y muy costosa. Además deberán utilizar un alargador de pene e incluso tracción manual. Sin embargo, los efectos colaterales indeseables son inasumibles. Tanto, que en España y en la mayor parte de Europa, ha sido retirado hace unos meses.
  5. VITAMINAS: Los complejos vitamínicos, entre ellos la E y el complejo B pueden brindar ayuda valiosa como complemento de los tratamientos antes descritos. Deberán tomarse diariamente durante 5 o 6 meses para observar acción terapéutica.
  6. ACEITE DE ARGÁN: Aplicado localmente, sobre la placa de Peyronie diariamente, consigue ablandar dicha placa y es de mucha ayuda para los tratamientos antes descritos.