Las relaciones sexuales en la pareja son importantes. Acercan a los miembros de ella y aumenta la intimidad. Existen factores que pueden disminuir la frecuencia del coito, entre parejas. Una de ellas es la falta de apetito sexual en el hombre. Además de los problemas que esto puede traer a la relación. La persona que  padece de libido bajo suele preocuparse, mantenerse en un estado de ansiedad y estrés.

Existe la forma de cómo aumentar el apetito sexual. Visitar a un médico que pueda hacer un análisis es posible. Este buscará la causa, y te recomendará el tratamiento necesario para que recuperes tu deseo sexual. Sigue leyendo y descubre el mejor tratamiento para la falta de apetito sexual.

Qué es la falta de apetito sexual

Es la disminución del deseo de mantener relaciones sexuales. Los deseos sexuales varían según cada individuo. Estos pueden verse disminuidos en ciertas ocasiones de manera temporal. Cuando hay estrés, ansiedad o fatiga, puede existir una falta de deseo sexual, temporal. La edad es un factor que afecta el deseo. Pero a este problema hay que buscarle solución, ya que no preocuparse en aumentar el apetito sexual, puede traer dificultades en la relación de pareja.

El inconveniente de falta de libido, puede deberse a causas psicológicas del pasado. Como traumas sexuales en la infancia, o represión de sentimientos sexuales. Este problema por lo general se presenta luego de mucho tiempo teniendo una vida sexual sana y plena. También el estrés, la depresión, ansiedad y problemas dentro de la pareja pueden originar la afección. Cuando existen problemas crónicos renales, también puede existir una disminución del deseo sexual.

Otra causa de esta complicación puede ser la ingesta de medicamentos. Algunos como los utilizados para tratar la ansiedad, los medicamentos contra el cáncer de próstata, o para la depresión, pueden reducir niveles de testosterona y disminuir el apetito sexual.

Cómo se diagnóstica la baja del deseo sexual

Cuando existe una falta de apetito sexual, los hombres disminuyen sus fantasías y pensamientos sexuales. Empiezan a presentar menor interés en las relaciones sexuales. La frecuencia disminuye, alargando los encuentros por largos periodos.

No existe reacción ante estimulaciones sexuales, como el tacto, palabras o medios visuales. Los hombres que padecen esta afección, en su mayoría pueden responder al acto sexual sin problemas. Por lo que muchas veces mantienen relaciones, sin deseo, para satisfacer a su pareja.

Además de estas muestras de desinterés por el sexo, que puede un especialista traducir como falta de deseo sexual. Un análisis de sangre puede diagnosticarlo. Al llevarlo a cabo se determina la concentración de testosterona en la sangre. Cuando hay un diagnóstico de testosterona bajo, es señal de que existe el problema. Este examen y los síntomas descritos por el paciente son la manera de determinar la situación.

Cómo aumentar el apetito sexual

Si quieres saber cómo aumentar el apetito sexual, debes estar consciente de que es algo completamente posible. El tratamiento dependerá de las causas que originen el problema. Pero siempre será posible lograr el aumento de libido. Estos son los tratamientos que pueden ayudarte.

  • Llevar una vida más saludable: Esto aumentará tu energía y por ende el deseo de mantener relaciones.
  • Mantén una alimentación sana: Elimina o reduce alimentos altos en grasa, café, alcohol, azúcar refinado y edulcorantes artificiales. También las carnes rojas, soja y las bebidas gaseosas. Aumenta el consumo de aguacate, frutos secos, fresas, azafrán, sandías y ostras.
  • Realiza más actividad física: practica algún ejercicio de forma regular.
  • Descansa el tiempo necesario: Duerme de 7 a 8 horas diarias.
  • Reduce el estrés: Disminuye aquellas actividades que te causan estrés, o tómalas con más calma.
  • Cambia la medicación: Si estás tomando algún fármaco que como efecto secundario baje el apetito sexual, pide a tu médico que lo cambie.
  • Recuperar el peso ideal: El exceso de peso baja el deseo sexual. Un hombre obeso produce el 50% menos de testosterona. Esto sin contar que la dificultad al tener relaciones y la baja autoestima pueden tener inherencia en la baja del deseo sexual.
  • Testosterona: Comienza una terapia de sustitución de testosterona.
  • Asesoramiento: Tú médico identificará las causas. Si las mismas son psicológicas te indicará una terapia con un psicólogo. Con este especialista podrás hablar sobre los problemas de pareja, el estrés, depresión, ansiedad y este te guiará hacia la solución.

Tratamiento psicológico

En casos de problemas psicológicos, tu médico tratante podrá recomendarte una terapia con un psicólogo. Los problemas de pareja pueden causar perdida del deseo sexual. Un psicólogo podrá lograr un acercamiento entre ambos y una intimidad, aunque en un principio no sea de índole sexual.

Si el problema es por depresión o ansiedad. Se te indicarán los medicamentos necesarios para superarlo. Aunque algunos de estos medicamentos causan la falta de apetito sexual. Las terapias usadas por el psicólogo son diversas. Pueden incluirse terapias conductivas y manejo de la ansiedad y el estrés.

Terapia de sustitución de testosterona

Cuando existen niveles bajos de testosterona. Se pueden aplicar parches, inyecciones o geles subcutáneos de suplementos que contienen esta hormona. Muchas personas piensan que este tipo de tratamientos aumentan el riesgo de padecer un infarto o un accidente cerebro vascular. No hay confirmación de que esto sea cierto. Las personas que han usado esta terapia han conseguido buenos resultados.

Lo que si se recomienda es administrar esta terapia solo si se ha confirmado que hay niveles bajos de testosterona. En caso de que el médico sospeche que la causa de la baja de testosterona en la sangre es por la ingesta de un fármaco. No se administra la terapia de sustitución de testosterona, sino que el facultativo recomendará un medicamento nuevo. Que no provoque este efecto secundario.

La pérdida del apetito sexual es una afección de la que puedes recuperarte. Si sientes que tus ganas se han acabado, no dejes de acudir al médico. Si tu problema es psicológico, una terapia con un psicólogo podrá resolverlo. Y si se trata de una baja de testosterona, hay medicamentos que logran devolver el apetito sexual.